¿Puedo pagar en dólares con mi tarjeta de crédito?

¿Puedo pagar en dólares con mi tarjeta de crédito?

¿Puedo pagar en dólares con mi tarjeta de crédito?

Normalmente hoy en día nadie viaja sin una tarjeta de crédito internacional. Y ahora vamos a ver por qué razón, puesto que permite pagar en el extranjero y retirar fondos en cualquier distribuidor o banco, en función de sus necesidades, de forma fácil y en todos los países.

Autor: Brett_Hondow-Pixabay

Autor: Brett_Hondow-Pixabay

En los 17 países de la cena zona euro

En los 17 países de la zona euro, la retirada de dinero es igual de fácil que en España, por ejemplo. De hecho, es igualmente fácil procurarse dinero en efectivo, puesto que encontramos los ATM (Automated Teller Machine), es decir, los cajeros automáticos.

En cualquier caso, la retirada de efectivo en el extranjero da lugar sistemáticamente a una serie de comisiones del orden de algunos euros y proporcional al montante retirado. Para reducirlos, más vale efectuar de una sola vez una retirada de dinero importante, en el aeropuerto por ejemplo, para disponer inmediatamente del dinero necesario para la vida corriente.

Después, más vale evitar la retirada de dinero con poca cantidad, incluso si la moneda del país no es convertible.

Todos los pagos en el extranjero en la zona euro están exentos de tasas. Fuera de aquí, existen comisiones fijas o proporcionales que se pueden aplicar, además de las tradicionales tasas de cambio calculadas por los emisores de las tarjetas de crédito. Un ejemplo claro lo tenemos con la retirada de dólares, pero más información basta con visitar la siguiente página: www.precio-dolar.net

Lo más juicioso consiste en reservar los pagos para la tarjeta bancaria en el extranjero para los gastos más grandes como son los del hotel, o los del coche de alquiler, y pagar en especie las compras de la vida corriente.

Si se debe efectuar desde el lugar de vacaciones alguna transacción a través de la red, conviene saber que un código de seguridad, transmitido a través del teléfono móvil, suele ser exigido para validar la transacción. Si no tenéis la intención de llevar el móvil con vosotros, o si se cambia de tarjeta SIM a la llegada al país, conviene tener la precaución de hablarlo con el banco antes de salir de viaje.

Conviene comunicar al banco que os vais al extranjero para que la tarjeta de crédito no se vea bloqueada a la llegada. Del mismo modo, existen techos para la retirada de efectivo así como el pago en el extranjero, que sobre todo para una estancia de varias semanas, puede ser insuficiente. Basta con solicitarlo, para que estos derechos se levanten de forma temporal.

Independientemente de los países y de los distribuidores disponibles, las precauciones de seguridad exigidas deben ser escrupulosamente respetadas en el extranjero. No se trata en ningún caso de confiar la tarjeta de crédito a un comerciante que se la lleve consigo durante varios instantes detrás del mostrador.

Tampoco se trata de teclear el código confidencial ante la mirada de los demás. Finalmente, aquellos que intentan la aventura de viajar durante varios meses, tienen que comprobar la fecha de caducidad de la tarjeta de crédito, y anotar todos los números de teléfono útiles, en caso de pérdida de la tarjeta, de robo o de otro tipo de accidente.