Tarjetas de crédito o débito… ¿Cuál me conviene más?

Tarjetas de crédito o débito… ¿Cuál me conviene más?

Tarjetas de crédito o débito… ¿Cuál me conviene más?

Una de las dudas más comunes en las personas con poca experiencia bancaria es la diferencia entre las tarjetas de crédito y las de débito. Una forma fácil de diferenciarlas es que para las de crédito los gastos no son inmediatos mientras que las de débito el cobro del producto comprado más el impuesto se realiza en el acto sobre tu cuenta. Las tarjetas de créditos se ven como un método de pago a corto, mediano o largo plazo.

money-256319_640

Tarjetas de crédito o débito… ¿Cuál me conviene más? Foto: Jarmoluk, Pixabay

Ventajas de las tarjetas de crédito.

Una tarjeta de crédito nos ayuda expandir la cantidad de productos y servicios que podemos pagar. Esto es porque mientras que la tarjeta de débito está atada a tu saldo real en tu cuenta, la  tarjeta de crédito se rige por un saldo específico asignado a una cuenta para dicha tarjeta que te otorga el banco. Por ejemplo:

Si deseas comprar 100$ de productos o servicios y vas a pagar con tu tarjeta de débito, deberás tener más de 100 $ en tu cuenta afiliada a esa tarjeta, de tenerlos, esos 100 $ se descontarán de inmediato de tu cuenta. Ahora bien, si posees una tarjeta de crédito con 500 $, puedes pagar los 100 $ y luego ir recuperando el saldo de tu tarjeta de crédito con tu dinero, ya sea directamente desde tu cuenta por medio de transferencias o depositando en efectivo a nombre de la cuenta afiliada a tu tarjeta de crédito, esto en un periodo de tiempo que puede llegar a durar años en algunos países, dependiendo de la facilidades que te otorgue la institución bancaria de la cual seas cliente.

Puedes averiguar más información aquí y sabrás que otras ventajas puede ofrecer una tarjeta de crédito y enterarte sobre las facilidades que te otorga un préstamo y crédito rápido ya que no todos los gastos por medio de las tarjetas de créditos son necesariamente altos, existen préstamos y créditos rápidos  de los cuales podemos echar mano a la hora de comprar algún producto con el que vayamos a obtener un bien mayor, ya sea para producir algún bien y servicio o simplemente para comprar un producto el cual no podamos adquirir o pagar de inmediato.